. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

JORNADAS DE TRABAJO VOLUNTARIO: Te esperamos (no importa que no sepas dealbañileria)!!! .
.

sábado, 17 de octubre de 2009

VIVIENDA SOCIAL IGLÚ

VIVIENDA IGLU

Al concepto de salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad” se agrega el enfoque de la salud como responsabilidad social, incorporando la dimensión histórica y social.
La promoción de la salud tiene un enfoque positivo de una vida digna, incluye todos los factores y es participativo, reconoce las relaciones entre la salud, la política y el poder, tiene un carácter sociopolítico y sociocultural. Uno de los determinantes sociales que más influye sobre la salud humana es la vivienda y es preocupante las condiciones en que ésta se encuentra sobre todo en los asentamientos precarios.

La estrategia de Vivienda Saludable puede ejercer en forma directa e indirecta una influencia positiva en el mejoramiento de las condiciones de vida de las familias. También, contribuir a la construcción de una mayor capacidad para promover el desarrollo local y la vigencia de los derechos humanos, así como el avance hacia las metas de salud con equidad. Las condiciones de la vivienda han sido reconocidas desde hace tiempo como una de las principales determinantes sociales de la salud humana. La relación entre la vivienda y la salud es compleja. Las condiciones de la vivienda pueden promover o limitar la salud física, mental y social de sus residentes. Aunque estos efectos son ampliamente aceptados, las relaciones concretas entre la calidad de la vivienda y la salud de sus residentes aun no están completamente comprendidas y cuantificadas. La situación de precariedad de la vivienda afecta la salud de cientos de miles de personas en Argentina. En particular, afecta a las poblaciones más pobres y los más vulnerables, como las mujeres, los niños menores de 5 años, las personas que padecen enfermedades crónicas como el sida, los discapacitados y los adultos mayores porque pasan la mayor parte del tiempo en la vivienda. El hacinamiento afecta la convivencia y la vida familiar con consecuencias en la salud sexual y reproductiva y la violencia intrafamiliar. Los casos de enfermedades transmitidas por vectores como la enfermedad de Chagas, el dengue y el paludismo pueden estar asociados con materiales de construcción precarios, hábitos de comportamiento no saludables y el precario entorno de la vivienda. La tuberculosis es otra de las enfermedades que puede estar asociada con las condiciones precarias de la vivienda. En particular, el hacinamiento y la mala ventilación pueden facilitar la transmisión de la enfermedad. La vivienda saludable Desde el enfoque de vivienda saludable, propuesto por la Organización Panamericana de la Salud, esta propuesta de nuestra institución propone viabilizar un diseño confortable y de suficientes dimensiones, que garanticen la salud de sus moradores, promueva un entorno de la vivienda como prolongación de la misma y de esta manera hacer el aporte al desarrollo local de la comunidad. 1- En un sitio seguro, no inundable y que no esté expuesto a desmoramientos de rocas y tierra, y de superficie de suelo del terreno lo suficientemente amplia para vivir adecuadamente.
2- Con una estructura segura, para soportar los embates de las naturalezas, tales como tormentas, vientos huracanados y demás inclemencias del tiempo.
3- Espaciosa, para habitar que contengan la áreas básicas y suficientes para el bienestar psicofísico de la familia, tales como áreas sociales, áreas de servicios, áreas privadas, áreas de patios secos de expansión, y áreas para actividades para al aire libre con techos vegetales.

Las condiciones fundamentales de la vivienda saludable


La vivienda saludable se refiere a un espacio de residencia caracterizado por un conjunto de condiciones que influyen de manera favorable en los procesos de restauración, protección y promoción de la salud e incentiva la actividad creadora y el aprendizaje de sus moradores. Por ejemplo, provee abrigo
ante la intemperie, garantiza la intimidad, la seguridad y la protección facilita el descanso, permite el empleo de los sentidos para el ejercicio de la cultura, se comunica e interactúa con el ambiente (espacio verde), implementa el almacenamiento, procesamiento, y consumo de alimentos, suministra los recursos de la higiene personal, doméstica y el saneamiento, favorece la convalecencia de los enfermos, la atención de los adultos mayores y discapacitados y el desenvolvimiento de la vida del niño, y promueve el desarrollo equilibrado de la vida del hogar. Algunas viviendas incluyen un espacio para la vida de animales domésticos.

La estrategia de vivienda saludable

El objetivo de la estrategia de vivienda saludable es promover y proteger la salud de las poblaciones más vulnerables de los peligros a los que están expuestas en la vivienda en las zonas más necesitadas: los asentamientos, las zonas rurales y otros. Para que ésta sea exitosa, la estrategia debe formar parte de las políticas, planes, programas y proyectos de vivienda y desarrollo urbano que los gobiernos locales, provinciales y nacionales emprendan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada